Menarquia – La apertura del primer portal de consciencia de la mujer

Menarquia – La apertura del primer portal de consciencia de la mujer

La llegada de la primera Luna en la mujer (menstruación), suele ser un evento bastante incomprendido por la propia adolescente, por su familia y finalmente por todo el ambiente socio-cultural circundante.

Ya sabemos que en las generaciones pasadas se explicó poco y nada sobre el significado de este evento, sabemos que la mayoría de las madres y el entorno educativo de las adolescentes daban énfasis, principalmente, al paso de niña a mujer que marcaba la menarquia, con la terrible advertencia de que a partir de ese momento se podía quedar embarazada. Sin embargo, también sabemos que todo ese mensaje por fin esta cambiando y hay suficiente información biológica, filosófica y espiritual para ampliar la visión sobre algo tan trascendental en la vida de una mujer como la vivencia de su Luna.

Desde el plano psico-energético, la primera Luna de la mujer es un evento que conlleva, ni mas ni menos, que la apertura del primer portal de su consciencia que a partir de entonces le acompañará en el viaje de su vida hacia el descubrimiento de algunas de las verdades más trascendentales de su ser. Este primer portal de consciencia trata sobre la entrada a la sabiduría ancestral del ciclo que hace convertirse a una niña en una mujer con todas sus letras. No porque esté preparada biológica o psicológicamente para la gestación (que de hecho no lo está todavía), sino porque su cuerpo y su mente aprenderán un nuevo lenguaje; el lenguaje del ciclo. Implica entonces, un poderoso transito corporal, emocional, mental y espiritual que conlleva un torbellino y una gran revolución en todas las dimensiones del ser, con el objetivo de conectar a la mujer con esa maestra- ciclo que le enseñará sobre la sabiduría del cambio, la transformación, la alquimia de sí misma y le mostrará finalmente cómo ella, en tanto mujer, actúa como un puente que conecta las dos caras de la existencia: la vida y la muerte. En ultima instancia la entrada del ciclo en la vida de una niña, le llevará a aprender a transitar de la luz a la oscuridad y viceversa, del nacimiento de sí misma a la muerte- transformación de muchos aspectos de su ser, en un periodo aproximado que se repite cada 28 días. Un viaje cíclico lleno de colores y paisajes diversos que se mueven mes a mes emparentando el alma de una mujer, a los vaivenes de su propia luna interior con las energías de la luna astrológica.

 

Primera Luna y el uso de la copita menstrual MiaLuna

La verdadera entrada a este maravilloso portal de consciencia que se abre a la adolescente durante la menarquia, está concretamente marcado por el contacto directo que ella pueda tener con su propia sangre menstrual. El hecho que, desde un principio, la adolescente sepa que su sangre menstrual representa un material sagrado gracias al cual puede conocerse y en ultima instancia transformarse fluidamente, es lo que va a marcar la diferencia en el manejo que ella haga de todo lo que vendrá después: hábitos saludables, identidad, sexualidad, amor propio, relaciones interpersonales, seguridad y confianza en ella misma y en la vida.     Por lo tanto, como madres o compañeras de una adolescente que está iniciando este transito físico y psicológico, lo más valioso que podemos entregarles es ayudarlas a contactar con la llegada de su flujo menstrual de un modo respetuoso, cariñoso y amable, de un modo que en verdad les permita sentir la belleza de este momento, la magia y el inmenso poder que encierra. Para que, con ello, se activen los sutiles sensores energéticos que caracterizan al ciclo femenino (remito a la información contenida en el libro Mujer Primordial). El camino más directo para conseguir esta agradable vivencia en la llegada del flujo, es presentándole y enseñándole a la adolescente en proceso de menarquia, el uso y beneficio de la copita menstrual.

La copita menstrual MiaLuna, permite que la adolescente pueda relacionarse desde un principio con su propia sangre y eso la habilita para gestionar adecuadamente primero, su cuerpo y sus impulsos, luego sus emociones cambiantes y finalmente consolida sus pensamientos. Porque partimos de la base que para que exista real autonomía y autogestión en la adolescente se debe partir desde lo más básico y recorrer el camino de ascenso a lo más complejo. En el caso de las mujeres lo más básico que vivenciamos, lo más esencial que nos define es la vivencia de nuestra menstruación. Entonces, ¿Qué se necesita para empezar a relacionarse con el propio flujo? lo esencial: verlo, olerlo, tocarlo y sentirlo. Esa sola experiencia abre progresivamente las puertas en la consciencia de una mujer para ir a lo más profundo de sí misma y conocerse desde su Yo primordial. Esta experiencia solo es posible a través de la copita menstrual que permite recolectar el flujo intacto y puro, sin absorberlo, sin disimular su olor, sin esconder su color y presencia (como pretenden los otros medios de recolección).

Durante la menarquia cada adolescente debe ir relacionándose paulatinamente con su cuerpo y es importante que como adultas les permitamos tener su propio espacio de decisión e intimidad frente a lo que les resulte más cómodo y seguro, incluso el método de recolección de su flujo. En este ámbito la mejor estrategia es informarlas y presentarles los distintos medios de recolección explicándoles sus características, ventajas y desventajas, para luego dejar que ellas decidan bajo su reflexión y sentir personal como quieren recibir su menstruación mes a mes. Para las que utilizamos la copita menstrual sabemos que su uso facilitará enormemente este complejo tránsito de vida en las adolescentes, porque entregará un contacto más íntimo con el propio cuerpo y eso es lo que permite afianzar una confianza real en todo lo que conlleva el ciclo. Además, sostenemos que el uso de la copita abre las puertas a fortalecer una femineidad más saludable no solo en el plano físico, sino también en el plano psíquico, pues recordemos que la copita no es solo un medio más de recolección del flujo menstrual, sino que tiene una importante función terapéutica en la mujer al permitirle un poderoso proceso de autoconocimiento y sanación interior (remitimos al blog sobre uso terapéutico de la copita y al libro Mujer Primordial). Sin embargo, consideramos que en este hermoso paso de niña a mujer lo más importante es, ante todo, permitir que la adolescente lo viva de un modo orgánico, personal y acorde a sus propios ritmos; sin presiones ni creencias impuestas, para que logre conquistar el mayor desafío de esta etapa del desarrollo: su autonomía como mujer y ser humano.

 

Carolina León
Psicóloga Energética
Autora Mujer Primordial
Aquaria_terapias

Deja un comentario

Menú de cierre
×
×

Carrito